Comparativas calderas de gasoil respecto las de pellets

Hoy en día existen distintos tipos de calderas según el combustible utilizado. Sin duda, las más utilizadas son las calderas de gas, pero existen otro tipo de calderas muy utilizadas en el ambito dóméstico. Hablamos de las calderas de biomasa y pellets y las calderas de gasoil.

Pero… ¿Sabemos las ventajas y desventajas de cada una? ¿Cuales son sus principales diferencias y características principales en cuanto a precio, consumo, inversión inicial y nivel de contaminación? En este artículo compararemos ambos sistemas de calefacción y mostraremos una comparativa objetiva de ambos productos

Calderas de gasoil

Las calderas de gasóleo son aquellas que usan el gasoil como combustible. Hay que decir que el gasoil es un combustible fósil altamente contaminante aunque muy fácil de suministrar. Veamos a continuación sus ventajas y desventajas.

Ventajas de la Calefacción de Gasoil

Algunas de las ventajas que cabe destacar es la gran velocidad con la que son capaces de calentar el ambiente. Estamos ante una de las calderas que más rápidamente alcanzan la temperatura deseada. Otra gran ventaja de la caldera de gasoil es el precio de coste. Son uno de los productos de calefacción más baratos del sector. Son máquinas eficaces y rápidas capaces de calentar una habitación en menor tiempo que cualquier otro tipo de caldera.

Además, las calderas de Gasoil funcionan perfectamente en condiciones adversas. Capaces de funcionar incluso cuando la temperatura exterior es menor a cero grados. Es por eso, que es un combustible que se suele usar en climas muy fríos, en viviendas situadas al norte de nuestro país.

Desventajas de la Calderas de Gasoil

Entre las principales desventajas de las calderas de gasoil no encontramos:

Precio del gasoil; hay que tener en cuenta que además tener un precio mucho más elevado que el precio del pellet está sujeto a constantes fluctuaciones por lo que ocasionalmente, llenar el depósito, puede suponer un importante desembolso.

Mantenimiento anual; la quema de combustible en este tipo de calderas hace que se generen y acumulen una serie de restos procedentes de la combustión que hacen aconsejable limpiar la caldera al menos, una vez al año.

Más contaminantes; emiten mayor cantidad de dióxido de carbono y son mucho más contaminantes que las calderas de pellets

Menor eficiencia energética; no ofrecen tanta eficiencia energética como las calderas de pellets.

Abastecimiento. al igual que en el caso de los pellets, el combustible hay que comprarlo, transportarlo y almacenarlo en casa. Aunque hoy en día hay empresas que se encargan de ello.

Calderas de biomasa y pellets

Ventajas de las Calderas de biomasa y pellets

Las ventajas de las calderas de biomasa y pellets, son justamente las desventajas de las calderas de gasoil. Y es que el pellet es un biocombustible sólido que se obtienen a partir de residuos agrícolas, residuos forestales, cultivos energéticos y/o industrias de la transformación de la madera. Se trata de unos pequeños cilindros de serrín con un diámetro entre 5-6 mm y un largo de 10 a 25 mm. Utilizado de manera óptima, sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), son casi nulas.

Además, las calderas de biomasa presentan una serie de ventajas:

Los pellets son uno de los combustibles más baratos y seguros del mercado; a pesar de la tendencia alcista que ha tenido ese combustible en los últimos años, el precio del pellet es aún menor que el del gas, el gasóleo o la electricidad. Además, no tiene riesgo de explosión y no produce malos olores.

Utilizan uno de los combustibles de mayor poder calorífico; el pellet es capaz de calentar rápidamente superficies muy extensas.

Contribuyen a generar empleo local; al utilizar este tipo de sistemas de calefacción la industria de la madera cercana al consumidor se beneficia y se genera empleo; desde el transporte a los fabricantes de calderas o estufas específicas para este material. Según el presidente de AVEBIOM (Asociación Española para la Valorización de la Biomasa)Javier Díaz, el sector de la biomasa, en el que se incluyen los pellets, crea «135 puestos de trabajo directos por cada 10.000 habitantes, frente a nueve con petróleo y gas natural. En España se podrían producir 594.000 puestos de trabajo directos con la bioenergía».

Reducen la dependencia energética de nuestro país;  España necesita importar gran parte de la energía que consume, en su mayoría petróleo y gas natural.

Existen diversos combustibles que pueden servir para una misma caldera e incluso calderas mixtas de pellets y leña.

Son calderas muy rentables, fiables, robustas y con una tecnología muy avanzada.

Desventajas de las calderas de biomasa

Las principales desventajas que debemos valorar a la hora de instalar en nuestro hogar una caldera de biomasa son:

Por lo general. estos sistemas son más caros que los convencionales, de manera que habrá que tenerlo en cuenta para amortizar la inversión.

Son sistemas que requieren mayor espacio en la vivienda. Las calderas de pellets son menos compactas que las de gasóleo o gas, pero sobre todo, hay que pensar el lugar donde se almacenarán los pellets, para no quedarse cortos, guardarlos en malas condiciones o gastar más de lo necesario.

Para su instalación es necesario disponer de una salida de humos.

Las calderas de pellets necesitan por lo general un mayor mantenimiento, especialmente si queremos optimizar su rendimiento y evitar problemas. sobre todo en cuanto a la limpieza de las cenizas, si bien hay modelos automáticos que facilitan la tarea.