¿Cómo elegir el mejor pellet?

Elegir el mejor pellet te permite limitar el coste de la calefacción y del mantenimiento de la instalación y ayudar a reducir la contaminación. En síntesis: ahorras y también haces bien al ambiente.

Pellet en el mercado es muy heterogénea y te puede desorientar. Haciendo hincapié sólo en el precio y eligiendo el producto menos costoso del comercio, creerás que estás ahorrando. Lamentablemente, el uso cotidiano te demostrará que un pellet de baja calidad puede resultar deletéreo para tu estufa.

El pellet de baja calidad da origen a los siguientes problemas:

  1. mala combustión y atascamiento del braseroel brasero de la estufa de pellet atascado casi seguramente tendrá problemas de reencendido automático (función que constituye una de las principales ventajas del uso de las estufas de pellet)
  2. un pellet extremadamente económico tendrá un bajo poder calorífico y esto comportará en el aparato una capacidad inferior para desarrollar calor (estufa de pellet, termoestufa, aplique, chimenea, termochimenea, etc.). El bajo rendimiento alienta a utilizar la estufa a potencias más altas, aumentando el consumo del pellet e frustrando el ahorro inicial
  3. el pellet de baja calidad suele ser más húmedo y rico en resinas, y a través de la combustión favorece la formación de creosota. Residuo viscoso similar al alquitrán que se adhiere a las paredes internas de la estufa y del humero. La creosota es una sustancia difícil de eliminar, reduce el rendimiento del producto, con el tiempo acelera el desgaste de los componentes internos, es inflamable y aumenta el riesgo de incendios
  4. el vidrio de la estufa de pellet se pone negro. Si se utiliza pellet de baja calidad, el vidrio se pone negro internamente en poco tiempo: se vuelve antiestético, la llama queda cubierta y se pierde el placer del fuego.

¿Cómo orientarse? El pellet es un combustible realmente excepcional (descubre en este artículo todas las ventajas de una estufa de pellet): para una elección precisa y óptima conviene saber qué características debe tener un buen producto. ¿Cómo saber entonces si el saco de pellet que estás por comprar es el mejor pellet para tu estufa? Ante todo, atención a la etiqueta…

¿Qué características tiene un buen pellet? Aprender a leer la etiqueta

Para elegir el mejor pellet, el primer consejo es leer con atención la etiqueta impresa o aplicada a los sacos. ¿Qué valores indica y por qué son tan importantes?

Tipo de material de combustión: ¿pellet de haya o de abeto?

En la etiqueta se debe indicar el tipo de madera. Las más utilizadas para el pellet son la haya y el abeto. ¿Cuál preferir?

La haya y el abeto tienen características diferentes. Sin embargo, ambas son excelentes maderas con un poder calorífico muy similar. Es necesaria una condición: el pellet debe estar hecho con madera virgen sometida a tratamientos mecánicos: no debe contener arena ni compuestos químicos como residuos de pintura, colas o impregnantes que al quemarse podrían resultar nocivos.

El color del pellet está dado por la madera de la que está hecho. Son preferibles los claros, pero el color no es suficiente para determinar la calidad.

Origen

La sola proveniencia geográfica no es sinónimo de garantía: independientemente de que se trate de pellet austríaco, canadiense, suizo o italiano, lo importante es que la cadena sea controlada y de calidad, desde la producción hasta el consumidor.

Medidas

En la etiqueta se indica el diámetro de los cilindros de pellet, que generalmente debería medir entre 6 y 8 mm.

¿Cómo elegir el mejor pellet? Consideremos el poder calorífico del pellet

El poder calorífico es la energía que se obtiene de la combustión de una determinada masa de combustible. Esto significa que cuanto más alta sea la cifra indicada en la etiqueta, mejores serán la calidad del pellet y de la combustión y el calor que se desarrolla.

Un pellet con un buen poder calorífico debería presentar valores entre 4,5 y 4,8 kWh/kg (16,5– 17,2 MJ/kg). A veces, erróneamente, se indican valores más elevados, como 5,2 kWh/kg (19 MJ/kg), referidos al pellet sin agua.

Residuos de ceniza

El valor relativo a los residuos de ceniza determina el grado de suciedad que el pellet desprende dentro de la estufa (o chimenea o termoestufa o caldera de pellet). Cuanto más bajo sea el porcentaje de residuo fijomejor será la combustión.

Porcentaje de humedad

Otro valor importante en la lectura de la etiqueta es el porcentaje de humedad. Cuanto más húmedo sea el pellet, menor será su poder calorífico (parte de la combustión servirá para hacer evaporar la humedad) y más ensuciará el interior de la cámara de combustión. Un buen pellet debería tener una tasa de humedad no superior al 8% 

¿Has controlado estos importantes valores en la etiqueta? Hay otro valor indispensable que no puedes descuidar.

Certificación pellet: En plus, Din plus, y ÖNORM

Si te estás preguntando cómo elegir el mejor pellet, lo primero que debes hacer es comprobar que en la bolsa figuren los datos de las certificaciones de calidad, que se diferencian por los requisitos necesarios para obtenerlas.

EN PLUS: es la certificación más difundida; tiene en consideración no sólo la calidad del producto sino también la trazabilidad y el ciclo de vida del pellet.

La certificación EN PLUS divide los productos en tres categorías:

  • A1 para el pellet más preciado, con un contenido de ceniza máximo del 0,7%
  • A2 para el pellet de segunda selección (calidad media) con un contenido de ceniza del 1,2%
  • B para el pellet de calidad inferior con un contenido de ceniza de hasta el 2%

¡Atención! La marca EN PLUS se debe acompañar del número de identificación de la empresa y de dos letras que simbolizan el país de proveniencia. Si aparece sólo la marca sin ninguna otra indicación, no tienes la seguridad de que el producto esté realmente certificado.

Además de la certificación EN PLUS, existen otras siglas que garantizan los estándares de calidad del pellet:

  • Din Plus: instituto de certificación alemán
  • ÖNORM M7135: instituto de certificación austríaco
  • Pellet Gold: certificación de calidad desarrollada por AIEL

Si bien a nivel nacional no rige la obligación de certificar la calidad del pellet (la certificación del pellet es voluntaria), está prohibido vender pellet en envases anónimos, es decir, sin el nombre del fabricante y sin información sobre la composición.

En ausencia de certificaciones, deberías comprobar al menos que el saco lleve el nombre del fabricante o de la empresa que comercializa el pellet.

¿Has analizado la etiqueta, has controlado las certificaciones, pero aún no estás convencido? Sigue leyendo…

Cómo reconocer un buen pellet: pruebas prácticas

Los criterios básicos de las certificaciones te permiten identificar el mejor pellet con cierta serenidad. Sin embargo, puedes probar la validez del producto con una “prueba casera”, por ejemplo comprando un solo saco de pellet, sin abastecerte para todo el invierno.

Comencemos por el aserrado. Si en el paquete notas una gran cantidad de madera en polvo, es porque el pellet tiende a desmenuzarse, entonces la calidad es baja. El polvo de pellet es muy fino y tiende a meterse entre los componentes mecánicos y electrónicos, con el riesgo de que se produzcan defectos de funcionamiento.

Si el pellet no está bien comprimido, se quema rápidamente, y esto comporta un aumento del consumo y requiere limpiezas más frecuentes.

Si no hay mucho polvo, bien. Puedes pasar a la prueba del agua, rápida y sencilla. Sumerge un puñado de pellet en un vaso de agua; si el pellet baja al fondo y el agua no se enturbia, el producto es bueno: compacto, no se desmenuza y no deja residuos de polvo.

Últimos tres consejos, sencillos pero eficaces:

  • antes de abastecerte para todo el invierno, experimenta y evalúa la cantidad de material y el rendimiento de la combustión
  • ten en cuenta las opiniones de quienes ya han probado el pellet, pregunta a amigos e infórmate en la red
  • dirígete a los revendedores de confianza, que con su experiencia podrán recomendarte los fabricantes más fiables

¿Cómo se hace el pellet?

¿Cómo se produce el pellet a nivel industrial? Hablemos de la materia prima. Generalmente el pellet consiste en descartes de la elaboración de la madera, como el aserrado o el picado. La materia prima se seleccionase seca y se limpia de las impurezas: la precisión en esta fase es indispensable para obtener pellet de calidad.

El paso siguiente es la compresión mecánica, que se realiza con prensas especiales: un sistema de cilindros comprime el material y lo hace pasar por orificios de dimensiones específicas (generalmente de 6 a 8 mm de diámetro). Durante esta fase, la madera molida alcanza temperaturas muy elevadas y, precisamente gracias a las altas temperaturas, se libera la lignina. ¿Por qué es importante la lignina? Porque “liga” el pellet, sirve de cola natural.

Después del prensado, el pellet se enfría y está listo para ser empaquetado y puesto en el comercio.